21 C
Mercedes
martes, enero 31, 2023

CURIOSIDADES DEL 29 DE DICIEMBRE: LA CURIOSA HISTORIA DE LA QUINTA PRESIDENCIAL DE OLIVOS

Una arraigada costumbre entre los conquistadores españoles, cuando fundaban una ciudad, era efectuar un loteo de las tierras anexas a la ciudad fundada y repartirlas entre sus tripulantes.

Juan de Garay no fue una excepción, y cuando el 11 de junio de 1580 fundó por segunda vez la ciudad de Buenos Aires, hizo el tradicional loteo y reparto de tierras, correspondiéndole al militar Rodrigo de Ibarrola el predio en el que hoy está ubicada la quinta presidencial de Olivos.

Poca importancia le asignó Ibarrola a las parcelas que le tocaron, y es difícil saber cuál puede haber sido la sucesión de dominios de ese predio en los años subsiguientes, ya que los sistemas registrales eran por entonces muy precarios. Lo cierto es que transcurrieron casi dos siglos hasta que el 29 de diciembre de 1774  el predio fuera adquirido por quien entonces ocupaba el cargo de Administrador de Correos en Buenos Aires, Manuel de Basavilbaso. Por aquel entonces los terrenos se encontraban a la vera del Río de la Plata.

Sucesiones y diversas ventas posteriores hicieron que este solar llegara, en su momento,  a manos del vocal de la Primera Junta de Gobierno, Miguel de Azcuénaga.

Muchos años mas tarde, en 1918,  uno de sus descendientes, el bonvivant, joven, soltero y adinerado Carlos Villate Olaguer, donó el predio al Estado Nacional con la condición de que fuera ocupado por los miembros de la presidencia.

La donación se hizo efectiva el 30 de septiembre de 1918 y aceptada por Hipólito Yrigoyen. Sin embargo, este presidente continuó viviendo durante sus dos períodos de gobierno en su humilde casa de la calle Brasil, en el barrio de Constitución.

Debido a la cláusula testamentaria que indicaba que si no se ocupaba, debería devolverse el bien a la familia del donante, Yrigoyen le ordenó a su canciller, Honorio Pueyrredón, que la habitara ocasionalmente.

El primer presidente que residió en el lugar de manera continua fue el dictador José Félix Uriburu en 1930. Su sucesor, el también general Agustín P. Justo, instaló en la quinta una colonia de vacaciones, forestó el lugar y encaró obras de restauración de la vieja casona construída en 1854 por el arquitecto y pintor Prilidiano Pueyrredón.

En 1935, el Estado compró a la familia Madariaga Anchorena una mansión ubicada en la calle Suipacha 1034 de la Capital para que se convierta en la residencia oficial de los presidentes.

Allí residirán el general Justo, Roberto Marcelino Ortiz, Castillo y los generales Ramírez y Farrell. Al notar la familia de Villate que no se cumplía la cláusula impuesta por el donante, reclamó al Estado la devolución de la Quinta de Olivos, pero un fallo de la Corte Suprema determinó, en 1941, que el inmueble sería, en adelante, la Quinta Presidencial.

Así, este histórico predio pasó a ser utilizado por el Estado Nacional. Funcionó sucesivamente como residencia de verano de los presidentes,  espacio para colonias de vacaciones infantiles y, finalmente, a partir de 1955, como residencia presidencial permanente.

Además de la casa que aloja a las familias presidenciales, obra del arquitecto Prilidiano Pueyrredón, la mayor riqueza de la Quinta es la variada y valiosa vegetación de su hermoso parque, que aporta un natural y reparador microclima a quienes la visitan.

Fuentes: casarosada.gob.ar / Clarin / Infobae

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Seguinos

4,568FansMe gusta
985SeguidoresSeguir
503SeguidoresSeguir
- Publicidad -spot_img

Ultimos articulos

A %d blogueros les gusta esto: